domingo, 30 de noviembre de 2008

"Jiménez Losantos"

Hoxe vou escribir en defensa de Federico Jiménez Losantos.
Levo unha temporada escoitándoo polas mañás na Cope. Dalgunha maneira, como oínte asídua da Ser que son, precisaba desintoxicarme do seu estilo informativo, sempre na liña de quen actualmente goberna. Anteriormente, escoitei a Ser buscando a versión de quen facía oposición ao goberno de Aznar. Coma o peixe que boquexa fóra da auga en busca de osíxeno.
Agora, á procura dalgunha versión alternativa sobre a crise económica que nos transmite ZP a traveso dos medios afíns, cheguei a Jiménez Losantos.
Sabía del indirectamente, por ter lido e oido a quen o descalifica, mais nunca o oíra na Cope.
Teño que dicir que, agora que o coñezo, descubrín varias cousas sobre este periodista: a primeira é que se trata dunha persoa cuxo manexo da lingua é brillante e denota unha grande formación intelectual; a segunda é que o seu programa é o único que eu coñezo no que realmente se está a denunciar as "chorizadas" da caste política, procedan de onde procedan. Ós xestores do diñeiro público supónselles honradez, racionalidade, responsabilidade, e todas aquelas características ideais que os que se adican á política deberían ter; é só grazas a quen nos conta en que se gastan algunhas sumas enormes de diñeiro que nos enteramos dos gastos fastuosos dos nosos representantes nos seus despachos, nos seus coches, etc.
Federico critica tanto ao PSOE como ao PP (que chama Partido P´ayudar); pon de manifesto a actitude servilista dos sindicatos neste momento económico que estamos a sufrir; teñen que sufrir os seus dardos tanto Gallardón ("el oneroso de ambiciones") como Garzón; Zapatero ("el inquilino monclovita") e Rajoy; Revilla ("el de las anchoas"), Touriño, Pepe Blanco ("el gramático Pepiño") etc.
Á marxe de que o seu estilo me pareza agresivo en exceso, especialmente cando recurre ao insulto persoal e á marxe de que estea en desacordo con grande parte das súas opinións, teño que dicir que un país que se xacta de ter unha democracia madura, cunha sociedade plural, aberta, etc. ten que ter un espazo para un programa coma o de Jiménez Losantos. Os que se escandalizan ao escoitalo e invocan á liberdade para pedir que se lle retire o programa, que o despidan da cadea, etc, terían que facer autocrítica e revisar os seus conceptos de liberdade, democracia, liberdade de expresión, etc.
As persoas públicas, e especialmente as que se adican á política, teñen que saber que están expostas á crítica, ao estilo que sexa, e que ninguén é intocable nin o debe ser. Federico Jiménez Losantos debe ter o seu espazo de expresión, igual que o teñen outros comunicadores máis políticamente correctos. Así se constrúen as sociedades plurais de verdade: contando con todos.

jueves, 27 de noviembre de 2008

"Outra visión da crise: o humor británico"

Quédome con esta visión da crise, pasada polo típico humor británico que tanto me gusta. Aparentemente a situación financieira no mundo non fai máis que ir a peor e inevitablemente vainos arrastrando a todos detrás, con desiguais consecuencias, anque xa sabemos quen son os que teñen que pór o coiro para pagar a crise: a clase obreira, da que formamos parte case todos. Os responsables da crise, lonxe de seren encausados e xulgados como os estafadores que son, seguen á fronte dos bancos e das entidades de crédito, das aseguradoras e das compañías do ramo que xogaron cos nosos cartos á ruleta rusa. Paradoxalmente, a solución á que se apuntan os gobernos mundiais parece que se limita a pórlles a estes indivíduos uns cantos de centos de miles de millóns de euros/dólares máis no peto, para que se queden tranquilos. Se eses cartos non saísen tamén de nós, os cidadáns, importaríame un pemento, pero, sendo así, non podo menos que acusalos a todos de traidores e ladróns. Como traidores son os sindicatos, co seu silenzo cómplice e os partidos políticos da oposición, que, lonxe de exercer o seu papel, parece que llelo poñen máis fácil ós gobernos para seguirnos empobrecendo a todos. En troques de mobilizarnos para exixir xustiza e reparación, ficaremos na casa a ver os partidos da Copa Davis, as últimas novas do love affair de Felipe González no seu piso do barrio Salamanca de Madrid, ou a entrevista a Julián Muñoz na que desvelará con todo detalle cómo roubou das arcas públicas. Pan e circo, vella fórmula aplicada dende vello, e funciona!!!
Qué circunstancias históricas estarán por vir nun futuro inmediato? A qué acontecementos sociais imprevistos estaremos chamados a asistir nesta xeración?
Eu fico a observar dende esta beira, hoxe cun pouco máis de frío.

martes, 18 de noviembre de 2008

lunes, 17 de noviembre de 2008

sábado, 15 de noviembre de 2008

viernes, 14 de noviembre de 2008

miércoles, 12 de noviembre de 2008

"Carta a un amigo"


Querido K.:
Obrigada pola aclaración feita a respecto do estado de saúde do cánido animal que vaga polas rúas desa comunidade.Comezaba mesmo a bater a cen por mil o meu corazón, afectado pola perda de tan querido animal, bautizado por min como "Pardelo", e a quen vin o sábado pasado, sentado, coma ten por costume, no medio da rúa. Tes que saber que o sábado fixémonos presentes entre a nósa vella veciñanza, mais foi por pouco tempo, para xantar con outros moi queridos ex-veciños. A brevidade da nosa estancia fíxonos imposíbel obsequiarvos coa nosa visita. Fico leda de saber da boa saúde dos mariños habitantes do acuario e prevéñote contra a masa visgosa que tes observado perto das túas xanelas. Hai precedentes moi preocupantes neste senso, anque non quixera abundar no tema por criar innecesarios alarmismos.
Precaución e coidado é o que cumpre cando semellante ser anda solto.
Apertas afectuosas e expectantes dunha vósa próxima visita á outra beira -esta.
E.

"PSOE bochornoso"

Xa non podo resistir máis a tentación de escribir "en contra" da ministra de defensa deste país. Estiven conténdome durante todo o tempo que durou a fin do seu embarazo, a súa baixa maternal e a súa incorporación ó seu posto. Pero ist o xa é demais! Ata onde quer levarnos o PSOE?
O seu nomeamento á fronte do ministerio de defensa, tendo en conta que é a primeira muller en acceder ao cargo neste país, foi xa motivo de ríos de tinta e de longas horas de tertulias radiofónicas. Presentóusenos por parte do partido gobernante, disque de esquerdas, coma un avance da muller no campo das igualdades con respecto ao home. Imaxino que a unha pequena parte da militancia que aínda lles queda dentro do PSOE, comprometida co pacifismo e co feminismo, non lle debeu resultar moi doado de entender o razoamento, igual que non mo resultou a min. Tampouco lle debeu resultar doado de entender á banda máis nacionalista do PSC catalán, partido no que a Carma milita e polo que se presentou ás eleicións e accedeu ó Parlamento pola provincia de Barcelona. Digo, non lles debeu resultar doado de entender que asumira precisamente o Ministerio de Defensa, ao cargo do exército español, cuxa función principal consagrada da Constitución, xa sabemos cal é. Ter que ver a ministra berrando "Viva España!" e "Viva el Rey" ténlles que dar noxo aos máis catalófonos do PSC.
Moito menos deberon entender dentro do seo do exército, institución machista onde as haxa, que lles impuxeran de xefa a unha muller, e aínda por riba, preñada. Imaxino que o que peor leva o exército é ter ós seus soldados expostos a unha morte máis que posible en territorio afgano debido a que foron enviados " en misión de paz ", coa conseguinte falta de dotación para facer a guerra. Así van caendo, branco fácil dos afganos máis molestos ca presenza de tropas invasoras estranxeiras no seu territorio, disque baixo o abeiro da lexitimidade internacional. Nestas horas últimas é probable que lles repugne a actitude da ministra, que mudou de argumentos e agora asegura que os afganos nos ameazan a todos e que estamos alí para lles facer a guerra.
Pero quen é seguro que non entendeu nada con este nomeamento e a actitude da ministra Chacón é todo o conxunto de mulleres feministas que pensamos que a igualdade da muller con respecto do home non se ten que conquerir a base de igualalo naquilo que de negativo ten, é dicir: na súa agresividade guerreira, na súa competitividade enfermiza, na súa falta de sensibilidade, etc. ( podería seguir). E moito menos se conquire a igualdade dando o exemplo bochornoso de vendernos o valor de chegar a ministra á conta de sacrificar o dereito de todo neno de curta idade a permanecer ca súa nai un mínimo de tempo que lle garanta poder ser aleitado, coidado e protexido por ela. Vendernos, ou pretender vendernos ás demais mulleres que a igualdade consiste en incorporarse ó traballo ás dezanove semanas de baixa maternal despois de ter parido, e deixar o fillo aparcado na gardería de turno, é UN INSULTO, e sobre todo é COLABORAR CO SISTEMA PATRIARCAL que, por suposto, defende máis ós empresarios, abrumadoramente homes, que ós dereitos das mulleres e nenos. Nos países do norte da Europa, supostamente os máis desenvolvidos do mundo a nível social, que contan con maiores coberturas, garantías etc. as baixas maternais son dun mínimo dun ano, e non só as collen as mulleres!!!! E as garderías son evitadas coma o lume se hai outra posibilidade alternativa para a crianza!!!!
É este o modelo social que quere este goberno para nós? Esta a igualdade? Trátase, como pide Quintana, de máis garderías? ou como pide a CIG, de escolarización obrigatoria ós 3 anos? Trátase, nin máis nin menos, de trocar o lugar ó que está prendida a nosa cadea: da cociña para os outros ámbitos onde nos movemos, nin máis nin menos. E todo isto coa colaboración ben activa de indivíduas coma a Carma Chacón e outras mulleres que, unha vez acadan postos de responsabilidade, debía de ser para aproveitarse da súa posición e mudar a realidade para mellor, abandeirar os nosos dereitos, e non para machacarnos aínda máis.
Eu, que son muller, pacifista convencida, de esquerdas, nacionalista e nai, sufro todas estas afrentas xuntas na miña carne cada vez que os escoito, os leo ou os vexo. E énchome de carraxe ao ver que non hai alternativas políticas realmente orientadas á defensa dos dereitos máis básicos tanto de homes como de mulleres.
E pola que vai non semella que vaiamos ver nada distinto nun período curto de tempo.

jueves, 6 de noviembre de 2008

"Yes, we can!"


Tradución ao castelán do discurso pronunciado por Barak Obama tras coñecer a súa victoria.
http://latino.msn.com/especiales/elecciones2008/Articles/ArticlePage.aspx?cp-documentid=12238324

"Os amos do mundo"



Artículo de Arturo Pérez-Reverte publicado en “El Semanal” el 15 de Noviembre de 1998.
Los amos del mundo
Usted no lo sabe, pero depende de ellos. Usted no los conoce ni se los cruzará en su vida, pero esos hijos de la gran puta tienen en las manos, en la agenda electrónica, en la tecla intro del ordenador, su futuro y el de sus hijos. Usted no sabe qué cara tienen, pero son ellos quienes lo van a mandar al paro en nombre de un tres punto siete, o un índice de probabilidad del cero coma cero cuatro. Usted no tiene nada que ver con esos fulanos porque es empleado de una ferretería o cajera de Pryca, y ellos estudiaron en Harvard e hicieron un máster en Tokio, o al revés, van por las mañanas a la Bolsa de Madrid o a la de Wall Street, y dicen en inglés cosas como long-term capital management, y hablan de fondos de alto riesgo, de acuerdos multilaterales de inversión y de neoliberalismo económico salvaje como quien comenta el partido del domingo. Usted no los conoce ni en pintura, pero esos conductores suicidas que circulan a doscientos por hora en un furgón cargado de dinero van a atropellarlo el día menos pensado, y ni siquiera le quedará el consuelo de ir en la silla de ruedas con una recortada a volarles los huevos, porque no tienen rostro público, pese a ser reputados analistas, tiburones de las finanzas, prestigiosos expertos en el dinero de otros. Tan expertos que siempre terminan por hacerlo suyo. Porque siempre ganan ellos, cuando ganan, y nunca pierden ellos, cuando pierden.
No crean riqueza, sino que especulan. Lanzan al mundo combinaciones fastuosas de economía financiera que nada tiene que ver con la economía productiva. Alzan castillos de naipes y los garantizan con espejismos y con humo, y los poderosos de la tierra pierden el culo por darles coba y subirse al carro. Esto no puede fallar, dicen. Aquí nadie va a perder. El riesgo es mínimo. Los avalan premios Nobel de Economía, periodistas financieros de prestigio, grupos internacionales con siglas de reconocida solvencia. Y entonces el presidente del banco transeuropeo tal, y el presidente de la unión de bancos helvéticos, y el capitoste del banco latinoamericano, y el consorcio euroasiático y la madre que los parió a todos, se embarcan con alegría en la aventura, y meten viruta por un tubo, y luego se sientan a esperar ese pelotazo que los va a forrar aún más a todos ellos y a sus representados. Y en cuanto sale bien la primera operación ya están arriesgando más en la segunda, que el chollo es el chollo, e intereses de un tropecientos por ciento no se encuentran todos los días. Y aunque ese espejismo especulador nada tiene que ver con la economía real, con la vida de cada día de la gente en la calle, todo es euforia, y palmaditas en la espalda, y hasta entidades bancarias oficiales comprometen sus reservas de divisas. Y esto, señores, es Jauja.
Y de pronto resulta que no. De pronto resulta que el invento tenía sus fallos, y que lo de alto riesgo no era una frase sino exactamente eso: alto riesgo de verdad. Y entonces todo el tinglado se va a tomar por saco. Y esos fondos especiales, peligrosos, que cada vez tienen más peso en la economía mundial, muestran su lado negro. Y entonces, oh prodigio, mientras que los beneficios eran para los tiburones que controlaban el cotarro y para los que especulaban con dinero de otros, resulta que las pérdidas, no. Las pérdidas, el mordisco financiero, el pago de los errores de esos pijolandios que juegan con la economía internacional como si jugaran al Monopoly, recae directamente sobre las espaldas de todos nosotros. Entonces resulta que mientras el beneficio era privado, los errores son colectivos y las pérdidas hay que socializarlas, acudiendo con medidas de emergencia, con fondos de salvación para evitar efectos dominó y chichis de la Bernarda. Y esa solidaridad, imprescindible para salvar la estabilidad mundial, la paga con su pellejo, con sus ahorros y a veces con su puesto de trabajo Mariano Pérez Sánchez, de profesión empleado de comercio, y los millones de infelices Marianos que a lo largo y ancho del mundo se levantan cada día a las seis de la mañana para ganarse la vida.
Eso es lo que viene, me temo. Nadie perdonará un duro de la deuda externa de países pobres, pero nunca faltarán fondos para tapar agujeros de especuladores y canallas que juegan a la ruleta rusa en cabeza ajena. Así que podemos ir amarrándonos los machos. Ése es el panorama que los amos de la economía mundial nos deparan, con el cuento de tanto neoliberalismo económico y tanta mierda, de tanta especulación y de tanta poca vergüenza

miércoles, 5 de noviembre de 2008

"Obamanía ou Todos Obamitas"

Como estará o mundo de cambiado últimamente, que un mulato acaba de gañar a presidencia dos USA!!! Por aquí todos votaron a Obama, ou Barak Hussein, como en realidade se chama o novo presidente. E se nono votaron, como se o fixesen: igual de contentos se amosaban a primeira hora da mañá, tras coñecer a nova.
A min sempre me pareceu de plástico, de mentira, unha creación mediática, igual que todo o show electoral que se monta alí para as eleccións presidenciais. Tampouco me gusta MacCain nin o seu partido; claro que dende aquí non se ve ben cal é a diferencia entre o goberno dun presidente republicano e un presidente demócrata. É posible que para os cidadáns norteamericanos si haxa diferencias entre uns e outros. Agardo que a comunidade negra se vexa por fin representada polo poder. Tamén os cubanos teñen moitas esperanzas no novo presidente, que ten anunciado que "relaxará" o embargo económico ao rexime castrista.
Como dixo Bono, "mellor que Bush, calqueira cousa", anque, quen sabe? A peor sempre se pode ir.
Sexa como for, e dende esta punta de Europa, o que cabe agardar é unha política moito máis respetuosa da legalidade internacional, menos agresiva en termos económicos e menos intervencionista tanto en América Latina como no resto do mundo onde están metidos,ben directamente, ben a traveso dos gobernos-títere que para eles traballan.
Nembargantes, non podo menos que ser excéptica nestes puntos: se o tal Obama quixera mudar moito de rumo na política interna e externa é seguro que se toparía ca oposición daqueles que realmente están dirixindo o temón do país e que non se presentan nunca ás eleccións.
En fin, sentemos a ver este filme americano e agardemos que polo menos non teña o mesmo final de tantos outros que temos visto nos que o presidente é vítima dun atentado ante a mirada horrorizada da primeira dama e dos gardacostas, incapaces de o protexer. E é que Obama está ameazado de morte por todo tipo de organizacións racistas daquel país no que calquera ten unha arma na casa.
É a Obamanía e tamén chegou a esta beira.
Tradución ao castelán do discurso pronunciado por Obama tras coñecer a súa victoria.
http://latino.msn.com/especiales/elecciones2008/Articles/ArticlePage.aspx?cp-documentid=12238324

lunes, 3 de noviembre de 2008

"A propósito de Fernando Vallejo, por aquelo de contextualizar..."


Fernando Vallejo Rendón (Medellín, 24 de octubre de 1942) es un escritor, biólogo, cineasta y activista de los derechos de los animales nacido en Colombia y nacionalizado en México en 2007. Ha recibido numerosos reconocimientos por su obra incluido el Premio Rómulo Gallegos y es considerado un personaje controvertido por sus agudas críticas especialmente hacia la Iglesia Católica, la falsa moral, la física y los formalismos.

"Discurso do meu adorado Fernando Vallejo ao recibir o premio internacional de novela Rómulo Gallegos"

Amigos que me acompañan esta noche tan notable de mi vida:
Como ustedes, o la mayoría de ustedes, yo nací en la religión de Cristo y en ella me bautizaron. Pero en ella no me pienso morir. Si Cristo es el paradigma de lo humano, la humanidad está perdida.
En el evangelio de San Mateo está la parábola de los labradores del campo: que el dueño de la tierra les paga al final del día igual a los que contrató al amanecer que a los que contrató a mediodía o al anochecer. Y cuando los que llegaron al amanecer se quejan y le dicen: "Patrón, ¿cómo nos vas a pagar igual a los que trabajamos diez horas que a los que no trabajaron ni una", el patrón les contesta: "Los contraté por tanto y eso les estoy pagando, ¿de qué se quejan?"
Con lo viejo que estoy y lo mucho que he vivido nunca he podido entender esta parábola. Se me hace inconsistente, caprichosa, y su personaje un arbitrario. A los que llegaron al final del día les tendría que haber pagado menos, ¿o no? O más a los que llegaron temprano. Pero como él era el dueño de la tierra y el que ponía las condiciones... ¿Hay que trabajar, o no hay que trabajar? ¿Hay que contratar, o no hay que contratar? El mensaje de la parábola no está claro. ¿Qué dirán de ella los comunistas? Me hubiera gustado que Castro se la hubiera comentado al Papa.
Yo, si les digo la verdad, no soy partidario de darles trabajo a los demás porque después dicen que uno los explota. Y me pongo siempre, por predisposición natural, del lado del patrón y no de los trabajadores. ¡Ay, los trabajadores! ¡Qué trabajadores! Viendo a todas horas fútbol por televisión, sentados en sus traseros estos haraganes. ¡Que les de trabajo el gobierno o sus madres! O la revolución, que es tan buena para eso. Y si no vean a Cuba, trabaje que trabaje que trabaje. En Cuba todo el mundo trabaja. ¡Pero con las cuerdas vocales!
Pero volvamos a Cristo y a su parábola. ¿No está reflejada en ella la prepotencia de Dios, que da según se le antoja, según su real gana? ¿Que a mí me hace humano para que aspire a la presidencia, y a la rata la hace rata para que se arrastre por las alcantarillas y a la culebra culebra para que se arrastre por los rastrojos? A ellas les está dando menos que a mí. ¿Por qué? ¿O no será que es al revés, que a mí da la carga, el horror de la conciencia? Si es éste el caso, entonces la injusticia la está cometiendo conmigo y no con ellas.
También está en los evangelios el episodio de los mercaderes del templo a quienes Cristo expulsó furioso a latigazos porque estaban vendiendo adentro sus baratijas. Si Cristo no quería que los mercaderes comerciaran en el templo, ¿por qué no los hizo ricos para que no tuvieran qué trabajar? ¿O por qué no les dio local propio, una tienda? ¿No era pues el hijo del Todopoderoso? ¡Le habría podido mover el corazón a su papá! ¿Y cómo es eso de que el paradigma de lo humano pierde los estribos y se deja llevar por la rabia? En México dicen que el que se enoja pierde. Yo no sé.
¿Y por qué resucitó a Lázaro y sólo a él y no también a los demás muertos? ¿Y cómo supo que Lázaro quería volver a la vida? A lo mejor ya estaba tranquilo, por fin, en la paz de la tumba. ¿Y para qué lo resucitó si tarde que temprano Lázaro se tenía que volver a morir? Porque no me vengan ahora con el cuento de que Lázaro está vivo. Un viejito como de dos mil años. No, Lázaro se volvió a morir y Cristo no lo volvió a resucitar. ¿Por qué esas inconsecuencias? ¡Una sola resurrección no sirve! Si nos ponemos en plan de dar, demos; y en plan de resucitar, resucitemos. Y si resucitamos a uno, resucitémoslos a todos y para siempre. Así a los seis mil millones de Homos sapiens que hoy poblamos la tierra les sumamos otros tantos por lo bajito. ¿Con doce mil millones no se contentará este Papa? ¿O querrá más? ¿Doce mil millones copulando sin condón cuántos producen al año? A ver, saque cuentas, Su Santidad. ¿Dónde los va a meter? ¿En el Vaticano?
Pero esto en realidad a mí no me importa. Que se hacinen, que se amontonen, que copulen, que se jodan. A mí los que me duelen son los animales. A ver, ¿cuántos hay en los evangelios? Hay una piara de cerdos donde dizque se metió el demonio. Un camello que no pasará por el ojo de una aguja. Una culebra símbolo del mal. Y un borriquito, en el que venía Cristo montado el domingo de ramos cuando entró en triunfo a Jerusalén. ¿Y qué palabra de amor tuvo Cristo para estos animales? Ni una. No le dio el alma para tanto. ¡Cómo va a estar metido el demonio en un cerdo, que es un animal inocente! A los cerdos, en Colombia, en navidad, los acuchillamos para celebrar el nacimiento del Niño Dios. Todavía me siguen resonando en los oídos sus aullidos de dolor que oí de niño. El demonio sólo cabe en el alma del hombre. ¿No se dio cuenta Cristo de que él tenía dos ojos como los cerdos, como los camellos, como las culebras y como los burros? Pues detrás de esos dos ojos de los cerdos, de los camellos, de las culebras y de los burros también hay un alma.
Cristo viene de la religión judía, una de las tres semíticas, a cuál más mala. Las otras son el cristianismo, que él fundó, y el mahometismo, que fundó Mahoma. A estas dos religiones o plagas pertenece hoy la mitad de la humanidad: tres mil millones. Tres mil millones que se niegan a entender que los animales también son nuestro prójimo y sienten el dolor y tienen alma y no son cosas. Dos mil años llevamos de civilización cristiana sin querer ver ni oír, haciéndonos los desentendidos, atropellando a los animales, cazándolos por sus colmillos o sus pieles, experimentando con ellos, inoculándoles virus y bacterias, rajándolos vivos para ver cómo funcionan sus órganos y sus cerebros, maltratándolos, torturándolos, vejándolos, enjaulándolos, asesinándolos, abusando de su estado de indefensión, con la conciencia tranquila y la alcahuetería de la Iglesia y la indiferencia de Dios. Por algo está la Biblia llena de corderos que el hombre sacrifica en el altar de Dios regándolo con su sangre. ¿En qué cabeza cabe sacrificar a un cordero, que es un animal inocente que siente y sufre como nosotros, en el altar de Dios que no existe? Y si existe, ¿para qué querrá la sangre de un pobre animal el Todopoderoso?
Los animales no son cosas y tienen alma y no son negociables ni manipulables y hay una jerarquía en ellos que se establece según la complejidad de sus sistemas nerviosos, por los cuales sufren y sienten como nosotros: la jerarquía del dolor. En esta jerarquía los mamíferos, la clase linneana a la que pertenecemos nosotros, está arriba. Mientras más arriba esté un animal en esta jerarquía del dolor, más obligación tenemos de respetarlo. Los caballos, las vacas, los perros, los delfines, las ballenas, las ratas son mamíferos como nosotros y tienen dos ojos como nosotros, nariz como nosotros, intestinos como nosotros, músculos como nosotros, nervios como nosotros, sangre como nosotros, sienten y sufren como nosotros, son como nosotros, son nuestros compañeros en el horror de la vida, tenemos que respetarlos, son nuestro prójimo. Y que no me vengan los listos y los ingeniosos que nunca faltan a decirme ahora, para justificar su forma de pensar y de proceder, que entonces no hay que matar un zancudo. Entre un zancudo y un perro o una ballena hay un abismo: el de sus sistemas nerviosos.
Varias veces al año las playas de las islas Faroe (al norte de Dinamarca) se transforman en campos de matanza de ballenas. Grandes grupos de ballenas son guiados hacia ellas y atacados desde las embarcaciones balleneras y sacrificados sin misericordia. Primero les entierran un garfio metálico de 5 libras de peso, luego les cortan la médula espinal con un cuchillo ballenero de 6 pulgadas. El gancho se lo entierran varias veces hasta que las pueden enganchar bien para empezar a cortar. Como por instinto las ballenas luchan violentamente en medio de su agonía, es casi imposible matarlas con un solo corte. Deben soportar y sufrir varios antes de morir. A los nórdicos ahora se les han venido a sumar los japoneses. ¡Los japoneses! Los de Pearl Harbor, los que en la Segunda Guerra Mundial les hicieron a los chinos y a los coreanos ver su suerte. Ahora cazando ballenas. ¡Cómo vamos a comparar a un japonés -que es un hombrecito bajito, feíto, amarillo, cruel- con una ballena que es un animal grande y hermoso!
Y los delfines, los otros mamíferos acuáticos, que protegen a los náufragos de los tiburones: en los últimos cuarenta años hemos matado setenta millones.
El dolor es un estado de conciencia, un fenómeno mental y como tal nunca puede ser observado en los demás, se trate de seres humanos o de animales. Cada quien sabe cuándo lo siente, pero nadie se puede meter en el cerebro ajeno para saber si lo está sintiendo el prójimo. Que los demás lo sienten lo deducimos de los signos externos: retorcimientos, contorsiones faciales, pupilas dilatadas, transpiración, pulso agitado, caída de la presión sanguínea, quejas, alaridos, gritos. Pues estos signos externos los observamos tanto en el hombre como en los mamíferos y en las aves. Aunque la corteza cerebral está más desarrollada en nosotros y este mayor desarrollo es el que nos permite el uso del lenguaje, el resto del cerebro en esencia es el mismo en todos los vertebrados pues todos procedemos de un antepasado común. Así las estructuras cerebrales por las que sentimos el hambre, la angustia, el miedo, el dolor, las emociones son iguales en nosotros que en el simio, en el perro o en la rata. ¿Cuántos millones de simios, de perros y de ratas hemos rajado vivos para llegar a estas conclusiones?
Los genomas del gorila y del orangután coinciden en el 98 por ciento con el humano, y el del chimpancé en el noventa y nueve. Y el ciclo menstrual de la hembra del chimpancé es exacto al de la mujer. Ya lo sabemos, somos iguales a ellos, ¿cuánto tiempo más nos vamos a seguir haciendo los tontos? Y los que duden de que los simios son como nosotros, mírenles las manos y mírenlos a las caras y a los ojos. No hay que saber biología molecular ni evolutiva ni neurociencias para descubrir el parentesco. Sólo hay que abrir el alma. Y sin embargo candidatos altruistas al premio Nobel de medicina, médicos y científicos generosos, siguen experimentando con ellos, con los chimpancés y los mandriles y los macacos inoculándoles el virus del sida dizque para producir una vacuna dizque para salvar dizque a la humanidad. ¡Mentirosos! ¡Pendejos! La humanidad no tiene salvación, siempre ha estado perdida. Que se jodan los drogadictos de jeringa y los maricas si se infectaron de sida, suya es la culpa. Y dejen tranquilos a los simios. En la medida en que nos parezcamos a ellos no podemos tocarlos, y en la medida en que no, ¿para qué experimentar con ellos? ¿Para qué si no sienten, si son objetos, si son cosas inertes sin alma?
En el siglo XIX Pío Nono (el que convocó un concilio vaticano para elevar a dogma su infalibilidad, la infalibilidad del papa) prohibió que se abriera en Roma una Sociedad Protectora de Animales arguyendo que los animales no tienen valor intrínseco y que lo que hacemos con ellos no tiene que ser gobernado por consideraciones morales. Desde entonces esta inmoralidad es la norma en los países católicos. Con la conciencia tranquila, sin poner en riesgo nuestra salvación eterna, podemos cazar impunemente a los animales para hacer teclas de piano con sus colmillos, adornos con sus caparazones y abrigos con sus pieles; experimentar con ellos e inocularles cuantas bacterias y virus se nos antoje; encerrarlos de por vida en jaulas, practicar la vivisección en ellos, torturarlos en las galleras, en las plazas de toros y en los circos, transportarlos como bultos de cosas bajo el sol ardiendo sin importarnos su sed y acuchillarlos en los mataderos, porque ellos no son como nosotros ni sienten el dolor. ¿En qué círculo del infierno te estarás quemando, Pío Nono, cura bellaco? ¿Me alcanzarás a oír desde abajo? En las vacas acuchilladas en los mataderos de este mundo se revive día a día la pasión de tu Cristo. El mismo dolor, la misma angustia, el mismo miedo que él sintió colgado de una cruz lo sienten ellas cuando las acuchillan, así las pobres, las humildes, no se digan hijas de Dios. Y su sangre es igual a la suya: hemoglobina roja. Todo es cuestión de bioética, un sentido que no han desarrollado en lo más mínimo papas ni cardenales, curas ni obispos. ¿Cómo pueden ser los guías de una sociedad estos inmorales?
Los que cazan animales para quitarles las pieles, los "tramperos", los agarran en trampas metálicas que les destrozan las patas. Luego les introducen un palo en el hocico abierto por la angustia de la agonía, y herido e inmovilizado el animal, pisándole las patas traseras lo asfixian por presión en el cuello y en la caja torácica. Toda la paciencia y la calma para producirles la muerte sin ir a maltratar la mercancía.
¡Y los musulmanes, estos devotos de Alá! Hoy andan los iraquíes muy ofendidos con los gringos porque irrumpen en sus casas con perros a buscar armas. ¡Con perros, qué ofensa, qué horror! Si un perro toca a un iraquí con el hocico, lo saló de por vida porque el perro es un animal sucio, impuro. ¡Ay, tan puros ellos, tan inodoros, tan limpiecitos! Arrodillados rumbo a la Meca con los zapatos apestosos afuera y los traseros al aire. Si supieran estos asquerosos que mis dos perras me despiertan todos los días con besos...
¡Y los indómitos afganos con los que no pudo ni Alejandro Magno, pero que cayeron en veinte días hace un año y se pusieron de moda! También son de los que ponen a pelear a los perros. ¿Por qué no pondrán más bien a pelear a sus madres estos esbirros de Alá? Que les quiten los velos y el bozal a esas viejas paridoras y que se saquen el alma a dentelladas.
Mahoma es un infame. Un sanguinario, un lujurioso. Tuvo quince mujeres: catorce concubinas y una viuda rica con que se casó para explotarla. Y este mantenido lúbrico que ni siquiera hacía milagros, que despreciaba a los animales pero que se reproducía como ellos, propagó su religión con la sangre y con la espada. Hoy esa espada pesa sobre medio mundo. Los ayatolas y los imanes y demás clérigos rabiosos del Islam ladran desde sus mezquitas. Ladran, pero dizque no son perros.
Las corridas de toros, las peleas de perros, las peleas de gallos, el tráfico con los animales, las tortugas de la Amazonia convertidas en objetos decorativos de carey y los zorros y los caimanes cazados para hacerles abrigos con sus pieles a las putas y cinturones y zapatos a los maricas y a las respetables señoras de la más alta sociedad que van a misa los domingos. ¿Y qué dice de todo esto el Papa? ¿Por qué no excomulga a los que participan en esos espectáculos infames? ¿Y a los maestros de biología que practican la vivisección y rajan sapos vivos en las escuelas dizque para enseñarles a los niños el funcionamiento del sistema nervioso? ¿Y a los que torturan animales en los circos? ¿Por qué no dice nada de las vacas y los toros y los terneros y los cerdos acuchillados en los mataderos? El que viaja en jet privado y habita en palacios y castillos atendido como un rey con Guardia Suiza no dice una palabra. No levanta su voz. Calla. Este Papa besapisos es un alcahueta de la infamia. Y se entiende, es el derecho canónico, es su Iglesia, su tradición, la de Pío Nono, el infalible. Hoy le pide perdón a Galileo, al que iban a quemar vivo en una hoguera, porque la tierra siempre sí resultó girando en torno al sol, y a los protestantes y a los musulmanes y a cuantos combatió y masacró su Iglesia. Ya vendrá otro como él cuando el actual se muera a pedir perdón por las iniquidades y las irresponsabilidades de éste.
Dios no existe. Dios es un pretexto, una abstracción brumosa que cada quien utiliza para sus fines y acomoda a la medida de su conveniencia y de sus intereses. Caprichosa, contradictoria, arbitraria, inmoral, la religión cristiana no tiene perdón del cielo, si es que el cielo es algo más que el atmosférico. Una religión que no considera a los animales entre nuestro prójimo es inmoral. Por inmoral hay que dejarla. A los que están en ella no les pido, sin embargo, que la dejen porque ya sé lo que es el vacío de la vida y el espejismo del cielo y la fuerza de la costumbre. Pero entonces sean consecuentes y aprendan de Cristo: no se reproduzcan, así como él no se reprodujo; y absténganse de la cópula con mujer, así como él se abstuvo.
El 1º de septiembre de 1914 a las 5 de la tarde murió la última paloma migratoria en el zoológico de Cincinnati. Ya acabamos con las palomas migratorias, con el tejón rayado, con la musaraña marsupial, con el potoro de Gaimard, con el kanguro-rata achatado, con el balabí de Toalach, con el lobo de Tasmania, el bisonte oriental, el bisonte de Oregón, el carnero de Canadá, el puma oriental, el lobo de la Florida, el zorro de orejas largas, los osos Grizzli, el asno salvaje del Atlas, el león de Berbería, el león de Caba y el león de Cuaga, la cebra de Burchell y el blesbok. Ya no existen más, a todos los exterminamos. ¡Qué bueno, benditos sean! ¡Qué bueno que se murieron y se acabaron! Especie que se extingue, especie que deja de sufrir, especie que no vuelve a atropellar el hombre. ¡Y que se jodan los ecologistas que ya no van a tener bandera para que los elijan al parlamento europeo! Al ritmo a que vamos dentro de unos años este planeta estará habitado sólo por humanos. Entonces no tendremos qué comer, y en cumplimiento de nuestra más íntima vocación nos comeremos los unos a los otros. ¿Y el papa, qué va a comer? ¡Que coma obispo!
El hombre no es el rey de la creación. Es una especie más entre millones que comparten con nosotros un pasado común de cuatro mil millones de años. Cristo es muy reciente, sólo tiene dos mil. Al excluir a los animales de nuestro prójimo Cristo se equivocó. Los animales, compañeros nuestros en la aventura dolorosa de la vida sobre este planeta loco que gira sin ton ni son en el vacío viajando rumbo a ninguna parte, también son nuestro prójimo y merecen nuestro respeto y compasión. Todo el que tenga un sistema nervioso para sentir y sufrir es nuestro prójimo.
Gracias a Venezuela por el premio que me da, y por haberme escuchado y concedido el privilegio de hablar desde esta tribuna, una de las más altas de América.

domingo, 2 de noviembre de 2008